Get Adobe Flash player
Recomendar
AddThis Social Bookmark Button

Intento de suicidio: Como tratarlo

Valoración de los usuarios: / 1
PobreEl mejor 
PSICOLOGIA - ARTICULOS

 

La vida nos lleva muchas veces, por caminos muy difíciles. La lucha constante por sobrevivir o por enfrentar los retos de la vida diaria, nos lleva muchas veces a deprimirnos o tomar puntos de vistas que aúnan a la negatividad en nuestras experiencias. Y esto último se exacerba aún más si a pesar de la lucha constante, no se logra vislumbrar el éxito de nuestros propósitos y metas, ni en el presente, ni en el futuro cercano. En un mundo donde la gratificación instantánea con el mínimo esfuerzo, se superpone sobre las ideas de sacrificio y trabajo duro a cambio de una gratificación moderada y a largo plazo, que existía en generaciones anteriores, el no conseguir nuestras metas puede acarrear un estado de tristeza y desesperanza muy difícil de sobrellevar, empezando así a rondar la idea de terminar la propia existencia. En Intento de suicidio: Como tratarlo veremos cuáles son las causas más comunes y los orígenes de estas causas, así como las formas de afrontar este mal que se ha convertido ya en un problema social en muchos países del mundo.

Al hablar de este tema, tenemos que hacer una división entre lo que es el intento de suicidio y el suicidio en sí. Se podría decir que ambos términos están bien delimitados, pero al menos metodológicamente, muchos estudios no hacen diferencia entre ambos al momento de hacer sus análisis. Así pues, el suicidio es cualquier acto que lleve como consecuencia la muerte del individuo. Este acto puede ser planeado con anticipación por el individuo, o por lo menos es deliberado o voluntario. Por el contrario, el intento de suicidio es un acto, no habitual, deliberadamente iniciado y realizado por el individuo para causarse autolesión, pero con consecuencias no letales.

Se estima, de acuerdo a números de la OMS, que existe una relación de 3:1 entre intentos de suicidios y suicidios, es decir que por cada tres intentos de suicidios, se presenta un suicidio. Otra forma de verlo, es el cálculo que hace la OMS por año. Se estima que se dan entre 8 mil y 10 mil intentos de suicidios al día, es decir entre poco más de 2.9 y 3.5 millones al año. De ellos poco menos de un millón terminan con consecuencias fatales, es decir, siendo suicidio.

Como podemos ver estos números anuales, son bastante altos. De hecho se estima que es más alto el número de suicidios a nivel mundial, que el número de homicidios a igual escala. Así pues, tanto el intento de suicidio, como el suicidio, se están convirtiendo poco a poco, en un problema de salud pública.

Se han determinado muchos factores por los cuales las personas pueden llegar a intentar suicidarse. Sería incorrecto pensar, que todos estos factores no están relacionados en la mayoría de los casos, sin embargo para fines de estudio y mejor entendimiento del tema, se han divido las principales causas de este problema:

  • Trastornos psicológicos o psiquiátricos: Este es tal vez la causa más influyente en los casos de intento de suicidio. La supervivencia o la autopreservación, es un instinto con el cual todos los seres vivos hemos sido dotados. Es el sentimiento primario, la obligación principal de la cual se desprende el resto de necesidades- como comer, respirar, reproducirse, autoprotegerse, etc.- e ir en contra de este instinto, al menos biológicamente, es antinatural.
  • Se ha encontrado que, un buen porcentaje de intentos de suicidios, pueden ser atribuidos a que la persona padece algún tipo de trastorno mental. Las personas que sufren de alucinaciones y desapego de la realidad- como los presentes en la esquizofrenia-, pueden tener una tendencia mayor al intento de suicidio.
  • Sin embargo, no solo personas con afecciones psiquiátricas con despego a la realidad pueden provocarse la muerte. Afecciones de la esfera emotiva, como la depresión se encuentra entre una de las razones que aúnan al intento de suicidio.
  • Personas con trastorno límite de la personalidad o también con trastorno histriónico de la personalidad- este último con el fin de llamar la atención-, pueden también ser proclives a tener uno o más intentos de suicidio en sus vidas.
  • Situaciones sociales: En cuanto a las situaciones sociales, nos referimos, no únicamente, a aquello que derive de la relación con otras personas que nos rodean, sino también a aquellos constructos o reglas, que pautan la forma que se considera correcta o normal de desenvolverse en la sociedad.
  • El sociólogo clásico, Émile Durkheim (1858-1917), nos plantea en su tratado “El suicidio”, que más que un fenómeno, derivado de las enfermedades psiquiátricas, la edad, el sexo y otras variables, el suicidio es un acto influenciado meramente por la sociedad y sus constructos o reglas. Aunque este tratado tiene más de un siglo de antigüedad, es una obra que aún es de lectura obligada para aquel que quiera entender este fenómeno, puesto que si bien, algunas cosas han cambiado en nuestras sociedades, el estudio logra hacer una disección de las razones sociales del suicidio, que aún se apega a nuestros tiempos.
  • Básicamente cuando un individuo, no logra conectarse con la sociedad donde vive o sus reglas no le ayudan a satisfacer sus necesidades y la carga de sus obligaciones es mayor a la ganancia que puede obtener, el suicidio se vuelve una forma viable de escapar de ese problema.
  • Si hacemos un pequeño análisis de nuestras sociedades, veremos que la competitividad, el éxito basado en dinero, el consumismo, la falta de empatía o egoísmo y el aumento en las exigencias sociales-laborales, forman parte esencial de ellas. Algunas personas, más sensible que otras, a estos factores que algunos pueden considerar nocivos, se ven atrapados sin salida ante la imposibilidad de llevar el ritmo necesario, para el éxito en estas sociedades. Así el suicidio se mira como una opción viable.
  • También se puede hablar de un proceso de imitación. Uno de los factores de riesgo del suicidio es que la persona tenga un familiar o alguien muy cercano que se suicidó. El deseo de estar con la persona que se ha suicidado y ver las reacciones de terceras personas, que se pueden considerar favorable, pueden llevar al individuo a imitar la conducta de la persona que se ha suicidado.
  • Otros factores sociales contemporáneos como la muerte de algún familiar cercano, despidos, crisis económicas, incertidumbres ante el futuro, guerras, atentados, entre otros, también pueden abrumar al individuo, al punto de sumirlo en una depresión o llevarlo a la desesperanza, obligándolo a tomar decisiones drásticas como el intento de suicidio.
  • Si bien es cierto que los factores sociales influyen sobre la psicología, provocando trastornos, no se debe confundir con las causas de suicidios derivadas de trastornos psicológicos. Los trastornos psicológicos pueden presentarse, sin importar los factores sociales en que el individuo este.
  • Dependencia del alcohol y las drogas: Debido a que este apartado puede perfectamente situarse tanto en las causas psicológicas como en las causas sociales, la dependencia al alcohol y las drogas puede erigirse como una causa en sí. El abuso de sustancias psicotrópicas, crea un desequilibrio en el cerebro, causando a su vez una serie de trastornos mentales, como las alucinaciones, brotes psicóticos, que pueden llevar al individuo a suicidarse.
  • Pero además, el vacío emocional que puede ser la causa primaria de la adicción, y la falta de éxito personal y social al que conduce la adicción, puede llevar al individuo a un callejón sin salida, del cual el suicidio puede ser la salvación.

Como vemos, las razones que llevan a un individuo a intentar suicidarse, son complejas y por tanto a veces es difícil vislumbrar una causa única para este fenómeno. Pero las conductas suicidas pueden ser reconocidas mucho más fácilmente. Algunos síntomas que pueden ayudarnos a reconocer una conducta suicida son:

1.Tener dificultad para concentrarse o pensar claramente.

2.Regalar las pertenencias.

3.Hablar acerca de marcharse o la necesidad de "dejar todos mis asuntos en orden".

4.Cambio repentino en el comportamiento, sobre todo calma después de un período de ansiedad notable.

5.Pérdida de interés en actividades que antes disfrutaba.

6.Tener comportamientos autodestructivos, como tomar alcohol en exceso, consumir drogas ilícitas o hacerse cortaduras en el cuerpo.

7.Alejarse de los amigos oquerer salir.

8.Tener dificultad repentina en el colegio o el trabajo.

9.Hablar acerca de la muerte o el suicidio o incluso declarar el deseo de hacerse daño.

10. Hablar acerca de sentirse desesperado o culpable.

11. Cambiar los hábitos alimentarios o de sueño.

12. Preparar maneras de quitarse su propia vida (como comprar un arma o muchas pastillas).

Si usted siente estos síntomas o puede notarlo en alguna persona cercana a usted, debe entender que estas son señales de alarma, que detectadas a tiempo, nos permiten ayudar al otro o buscar ayuda para nosotros mismos.

En Intento de suicidio: Como tratarlo, veremos algunas formas de cómo manejar estos casos:

  • Tome muy en serio las amenazas de suicidio: Es muy raro que se den casos en los cuales el que intenta el suicidio, no hable de ello antes. Usualmente las personas que intentan suicidio comentan sus intenciones a personas que ellos creen les puede importar. Si no existe alguien que le importe, lo comentará con cualquiera. Sin embargo, cuando comentan sus planes o su intención, lo hacen sin  gran aspaviento o sin gran agitación emocional. Ante esto no podemos permitir el hecho de tomar a la ligera dichas amenazas.
  • Aunque existe un factor de llamar la atención en algunos intentos de suicidio, recordemos que es una vida humana la que está en juego, por lo cual una amenaza de suicidio nunca debe de ser tomada a la ligera solo por este hecho.
  • Evite el uso de alcohol y drogas: El uso de sustancias psicotrópicas desinhibe a la persona y puede darle el valor necesario para cometer el acto de suicidio. En la medida de lo posible, evite que la persona que intenta suicidarse, tenga acceso a estas sustancias.
  • Elimine el acceso a objetos peligrosos: Esto incluye armas de fuego, objetos corto punzantes, medicamentos y sustancias químicas peligrosas.
  • Evite dejar solo a la persona suicida: Es muy raro que una persona intente suicidarse cuando está acompañado. Especialmente porque si alguien lo acompaña lo intentará disuadir, y el instinto de autopreservación puede ser reforzado gracias a esto.
  • No intente manejar solo esta situación a largo plazo: Hacer caso a la amenaza de suicidio e intentar manejar en el momento la situación es importante. Pero una vez hecho esto, se debe dejar la situación a profesionales. Lo mejor es llevar a la persona a un hospital donde la mantendrán bajo vigilancia y ahí se podrá referir donde un especialista en salud mental. Más a largo plazo se puede buscar ayuda de un psicólogo o psiquiatra, ya sea en los consultorías privados convencionales o a través de consultorías por internet como micompanero.com.

Conclusión: 

En Intento de suicidio: Como tratarlo, hemos dado una mirada a las causas, signos de alarma y forma de manejar una situación como esta. Como hemos dicho anteriormente, la vida de un ser humano es valiosa, solo por el simple hecho de ser humano. Así pues si somos testigos de un hecho como el intento de suicidio, debemos hacer lo que este en nuestro alcance para ayudar. Recuerda que en micompanero.com estamos para escucharte y ayudarte a la luz de la psicología.

 

 


 

 
Rating for micompanero.com

ipls_mga