Anorexia, Bulimia y Trastorno Dismórfico Corporal II

Recapitulando…..

Hemos estado hablando de tres enfermedades que son muy comunes entre las mujeres, como son la anorexia, la bulimia y el trastorno dismórfico corporal. Estos son trastornos que pueden tener graves consecuencias en la salud mental y física de las personas que la padecen. En Anorexia, Bulimia y Trastorno Dismórfico Corporal: Diferencias, similitudes y como tratarlo II, ahondaremos un poco más en el trastorno dismórfico corporal, sacaremos las similitudes y diferencias de estas tres enfermedades y veremos cómo podemos tratarlos.

 

Las tres características generales del trastorno dismórfico corporal

Recordando las tres características generales del trastorno dismórfico corporal, tenemos que las personas con este trastorno presentan:

 

1) Preocupación por algún defecto imaginado del aspecto físico. Cuando hay leves anomalías físicas, la preocupación del individuo es excesiva.

 

2) La preocupación provoca malestar clínicamente significativo o deterioro social, laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.

 

3) La preocupación no se explica mejor por la presencia de otro trastorno mental (p. ej., insatisfacción con el tamaño y la silueta corporales en la anorexia nerviosa). 

 

4) Este trastorno, se presenta en igual frecuencia, en hombres como en mujeres. Tiene su inicio en la adolescencia en la mayoría de los casos, pero no debe de ser confundido con las preocupaciones normales acerca del aspecto físico que se presenta en esta etapa.

 

El trasfondo social en que vivimos puede obligar a un joven a estar en constante preocupación con respecto a su aspecto físico y si tiene algún defecto, hará todo lo posible por encubrirlo. Pero en el caso del trastorno dismórfico corporal, la preocupación es excesiva, rayando en la obsesión. Esto es algo que puede notarse fácilmente por el tiempo que se ocupa en este tema.

 

Las creencia del defecto.

Lo otro que hay que diferenciar, es que una persona con este trastorno, creerá que tiene algún defecto, cuando en realidad este no existe del todo o es muy pequeño para darse cuenta de él, pero le crea tal ansiedad que lo magnifica y le crea conductas obsesivas de encubrimiento.

 

La persona cree que las demás personas se dan cuenta de su defecto, muchas veces imaginario, y se burlan del mismo. Le crea tal obsesión, que siente la obligación de su “defecto”, con el fin de hallar información tranquilizadora sobre, que seguramente encontraran puesto que para las otras personas el defecto no existe. El efecto tranquilizador de estas palabras es solo temporal, pues pronto la obsesión sobre su defecto volverá.

 

Otras conductas que hacen reconocer a personas con este trastorno son la meticulosidad y obsesión con que se asean y comprueban el estado de su defecto. Esto lo hacen con el fin de disminuir la ansiedad que este les causa, aunque usualmente tales actos solo tienen el efecto contrario. Existe, también, una evitación por los espejos o cualquier cosa que refleje su “defecto” o se da una alternación entre fijación obsesiva por observar su estado físico y la evitación de ver su reflejo. Ambas conductas son obsesivas y fácilmente destacables.

 

Similitudes:

Veremos aquí, cuales son las similitudes de estas enfermedades:

 

1-) Todas estas enfermedades tienen como base una idealización del cuerpo que la sociedad acepta como hermoso, y existen una distorsión en lo que ellos observan del suyo, encontrándolo totalmente contrario a la idealización que ellos tienen.

 

2) En los tres trastornos existen conductas obsesivas y compulsivas de control sobre su cuerpo y de cómo este debe mirarse.

 

3) Los tres trastornos tienen su inicio en la adolescencia.

 

4) En las tres enfermedades, tanto la autoestima como la autovaloración, depende de su estado físico y de como este se acerque al cuerpo idealizado que ellos tienen. Si perciben que este no está cerca- y casi siempre es así – sienten que no valen nada y que no merecen nada, cayendo en profundas depresiones y en actos cada vez más obsesivos y compulsivos para lograr lo que desean.

 

5) El acompañamiento de estados depresivos, en estas tres enfermedades, son muy comunes.

 

Diferencias:

Veremos aquí cuales son las diferencias que tienen estas enfermedades entre sí:

 

1) Mientras que la Bulimia y la Anorexia se presentan casi en su mayoría solo en mujeres, el trastorno dismórfico corporal se presenta en igual frecuencia, tanto en hombres como en mujeres.

 

2) Mientras que el peso y la talla son las principales preocupaciones en la Bulimia y la Anorexia, en el trastorno dismórfico corporal, si bien el peso puede ser uno de los defectos imaginarios que se presenten en el individuo, no está únicamente encasillado en eso. El defecto bien puede ser creer que un brazo es más largo que otro, que el tronco o la cara son asimétricos, que el tronco es más pequeño que las extremidades o que existen grandes marcas o cicatrices. En este último caso, puede que las cicatrices si existan pero sean imperceptibles, mas ellos las magnifican.

 

3) Los atracones que se pueden presentar tanto en la Anorexia, como en la Bulimia, son diferentes, principalmente en cuanto a la frecuencia. En el caso de las personas Bulímicas, los atracones son la característica principal que las identifica y se da en una frecuencia de más de 2 veces a la semana, mientras que en las personas Anoréxicas del tipo compulsivo purgativo, los atracones son menos frecuentes, repitiéndose solo una vez por semana.

 

4) Aunque en las tres enfermedades hay una observación e imagen distorsionada del cuerpo que se posee, en el caso del trastorno dismórfico corporal, esta distorsión es aún más fuerte pues se llega a imaginar defectos que no existen del todo. 

 

 

Tratamiento

Estos trastornos son muy bien tratados por medio de la psicoterapia. Aunque la farmacología puede ser utilizada para estabilizar los estados ansiosos o depresivos, solo se utilizan como herramientas de ayuda. Uno de los tratamientos más utilizados son las terapias cognitivas, especialmente porque hay que combatir muchas distorsiones en la percepción corporal. Aunque existen otras terapias más que pueden ser utilizadas en estos casos.

 

En la Terapia Cognitiva, los pasos a seguir serían los siguientes:

 

1) Contrato de colaboración:

Aquí se hace un sondeo del problema principal del paciente y se establece que posibilidades tiene el paciente de cooperar. En los casos graves de las tres enfermedades, se debe considerar la hospitalización, especialmente para la normalización de la dieta.

 

2) Normalización de dieta -en los caso de Anorexia y Bulimia-:

Se crea, junto con el paciente y la familia, objetivos claros para la normalización de la ingesta alimentaria. Se extinguen las conductas pérdida de peso, vómitos y laxantes, por medio de la utilización de técnicas conductuales. A la vez se refuerzan aquellas conductas que favorecen la alimentación y la ganancia de peso. En el caso de hospitalización, se hace un contrato de condición de alta por obtención de un peso mínimo.

 

3) Trabajo sobre las vulnerabilidades personales:

Este trabajo se hace después de haber cumplido con las dos fases anteriores y se trabajan los siguientes puntos:

 

a) Reglas o supuestos rígidos sobre el aspecto físico, el peso y la autovaloración personal, y las distorsiones cognitivas derivadas:

 

Se aplica a la paciente la relación pensamiento-afecto-conducta, el autorregistro y la modificación de pensamientos automáticos y puesta a prueba de los supuestos disfuncionales.

 

b) Fobia a engordar y el miedo al descontrol:

 

Las técnicas cognitivas se complementan con procedimientos de exposición-desensibilización a distintas jerarquías de ansiedad -peso incrementado, aspecto físico grueso, etc.-.

 

c) Crisis bulímicas:

Se emplean estrategias de autocontrol -autorregistros de episodios de comida controlada, antecedentes y consecuencias y resolución de problemas- y exposición progresiva a los “alimentos peligrosos con prevención de la respuesta compulsiva de ingesta -p.e exposición inicial en diapositivas y posterior en vivo-. Manejo de pensamientos automáticos asociados a las crisis bulímicas.

 

d) Interacción social e inhibición asertiva:

Se exploran las cogniciones a la base de la inhibición y temores asertivos; se generan alternativas cognitivas y si es el caso se modelan, ensayan y practican conductas asertivas alternativas.

 

 

e) Déficits de la autopercepción del esquema corporal, distorsiones de la imagen corporal y amenazas ligadas a sensaciones genitales-sexuales:

 

Se comienza por entrenamiento en relajación que produce una distensión de la tensión corporal y un incremento del cuerpo sentido como fuente de sensaciones placenteras, después se continúa con la detección de emociones y pensamientos automáticos ligados a determinadas sensaciones corporales y con alternativas a esas cogniciones disfuncionales, alternativas que son reforzadas y autorreforzadas.

 

f) Interacción familiar:

 

Se basa en enseñar a los familiares los principios del reforzamiento diferencial -extinción de conductas disfuncionales y refuerzo de las conductas adaptativas-; también se trabajan aspectos relacionados con la ansiedad de la familia -p.e temor a la independencia de la chica- mediante reestructuración cognitiva y en el caso de conflicto conyugal se indica terapia de pareja para los padres.

 

g) Apoyo al equipo terapéutico:

Cuando se trabaja en el medio hospitalario o ambulatorio con un equipo de terapeuta-coterapeutas es necesario mantener la cohesión del grupo ante la intervención y manejar sus ansiedades y temores -p.e cuando el riesgo a la muerte es mayor o no se produce el incremento de peso al ritmo deseado- mediante la escucha de sus preocupaciones-problemas, establecimiento de medios de información claro y continuos, reestructuración cognitiva y resolución de problemas.

 

 

CONCLUSIÓN.

 En Anorexia, Bulimia y Trastorno Dismórfico Corporal: Diferencias, similitudes y como tratarlo I y Anorexia, Bulimia y Trastorno Dismórfico Corporal: Diferencias, similitudes y como tratarlo II, hemos visto las características principales de estas tres enfermedades, en que se diferencian, en que se parecen y como se pueden tratar. Los pasos aquí descritos son meramente informativos, y no deben de ser utilizados por personas que no tengan las aptitudes y habilidades que los terapeutas tienen. Siempre busca ayuda de un profesional.

 

 

 


 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *