Ayuda de parejas en conflicto

La definición de pareja parte de la unión de dos personas, con atracción mutua y sentimientos compartidos, con metas y valores en común. Sin embargo, es importante recordar que antes de ser pareja, son seres individuales con necesidades, alegrías, tristezas, disgustos, etc. lo ideal es mantener el equilibrio, para que ambas partes no se vean dañadas, y si comprendidas. La AYUDA DE PAREJAS EN CONFLICTO, conlleva al mejoramiento en la comunicación y la interacción, así como el goce pleno de sus expectativas, las cuales se ven afectadas por los conflictos familiares, la falta de una buena comunicación, el tiempo libre, entre otros, que pueden superarse, sólo si la pareja está dispuesta a dejarse ayudar por un psicólogo, a través  de la TERAPIA DE PAREJA.

 

Jung1

Define la pareja, como la mezcla de dos sustancias químicas que, al juntarse, producen una reacción donde ambas sufren una transformación; en dicha transformación, el dolor hace las veces de catalizador, o sea, que para que se forme una pareja, ambos miembros tienen que transformarse como individuos y, juntos, crear algo nuevo y único.

También se puede entender a la pareja como una unidad observable, compuesta por dos integrantes que forman un sistema, con un proceso que fluye entre ambos. Como sistema, el resultado es más que la suma de sus partes y el proceso de pareja es diferente de los procesos de desarrollo de cada uno de los individuos.

Para tener una buena relación de pareja, hay que destacar la importancia de convivir, no solo como seres individuales, con autonomía e independencia, sino, como un miembro de la pareja, con sueños, ilusiones, problemas y proyectos compartidos, basados en el respeto, comprensión y bienestar. Habrá que hacerse una aclaración aquí; así como no ayuda en nada a la convivencia en pareja, el no querer adaptar la autonomía e independencia, en pos de la coexistencia con otra persona, tampoco ayuda a la relación, por contradictorio que parezca, el que cada miembro de la pareja olvide su propia individualidad y se dé una sumisión, en vez de una adaptación, de su independencia y autonomía. Esto creará dependencia en vez de amor.

 

A medida que la pareja se consolida, toman decisiones en común.

Aquí se manifestan conflictos de índole familiar, ya que muchas veces la familia influye en la relación de pareja.

Ante esta situación, debemos dejar en claro a nuestros familiares que, las decisiones deben  ser tomadas por la pareja. Los conflictos en la pareja aparecen cuando, en los miembros, existen motivaciones de carácter opuesto en cada uno. Son la base de los malos entendidos y los causantes de insatisfacción, frustración y debilitamiento.

En la pareja existen aspectos profundos, propios de la relación. Sin embargo, estos son los que en muchas ocasiones generan problemas graves, derivados del desacuerdo:

 

COMUNICACIÓN

La buena comunicación, es la base de una relación de pareja satisfactoria. Ante una situación, en la que queremos comunicar algo, la manera o forma de emitir el mensaje, el cómo lo perciba el otro y el contenido en sí, son primordiales. Las parejas más funcionales, logran controlar estos tres aspectos, de forma que el otro miembro de la pareja entiende exactamente lo que nosotros queremos comunicar.

EL TIEMPO LIBRE

Uno de los conflictos más frecuentes en las relaciones de pareja, es  la diferencia de ambos miembros, para organizar su tiempo libre y actividades sociales. El dejarse llevar por la rutina diaria, crea una ruptura, que desgasta poco a poco la relación. Es a partir de aquí, que se crea, la imperante necesidad de que la pareja busque ayuda a los conflictos.

Solicitar ayuda a un profesional (psicólogo) en conflictos  de pareja es una buena decisión. Este te dará las pautas necesarias, para sobrellevar la carga emocional que agobia a ambos.

Parte del desarrollo de los dos individuos a través del proceso de vivir en pareja, se da con la identificación de los conflictos personales, a partir del conflicto conyugal. Estos pueden ser útiles en el desarrollo individual y de la pareja. Todo esto, en la terapia de pareja, puede ser utilizado, usando las características opuestas y las diferencias como medio de crecimiento, en lugar de  tomarlos como instrumento de separación.

La ayuda de parejas en conflicto consiste  en enseñar a los conyugues, a dejar de negar el conflicto.

 

MANEJO DEL CONFLICTO EN LA PAREJA.

Como consecuencia de la confrontación surge la decepción, que puede conducir a uno de tres caminos:

 

CAMINO AL DESARROLLO

 En el desarrollo de una relación de pareja, se presentan ciertas etapas, más o menos claras. El crecimiento puede ocurrir al utilizar las dificultades de la relación conyugal, para conocer quién se es en realidad, con todos los aspectos, positivos y negativos, y al llegar a ver a la pareja tal como es, poder aceptarla sin necesidad de idealizarla.

ESTANCAMIENTO O CONFLICTO CIRCULAR

Una segunda opción, muy común, es tomar el camino fácil. Acusar a la pareja de todas las cosa que van mal. Todos conocemos las quejas típicas de los recién casados, que dicen sentirse defraudados, que el compañero cambió después de la boda, etc.

Mediante este recurso, se empieza a proyectar en el compañero aspectos negativos propios, y de esa forma evadir responsabilidades. Lo más probable es que la otra parte de la pareja, al sentirse atacada, responda a su vez con ataques del mismo tipo, se establece un conflicto circular compuesto de acusaciones mutuas. El conflicto circular impide el avance de la pareja, pues ambos gastan su energía en atacarse y defenderse.

RUPTURA DE LA RELACIÓN

La tercera opción consiste, en que ante las dificultades, sobrevenga la ruptura de la relación. Todo esto debido a la incapacidad de los conyugues para enfrentar aspectos de su personalidad que les resultan inaceptables.

 

La ayuda de la pareja en conflicto se basa en los siguientes aspectos:

1-La pareja se forma por atracción de opuesto.

2-El  sujeto proyecta sus conflictos en su pareja.

3-El conflicto conyugal es el elemento principal del crecimiento.

La función principal de la terapia de pareja, consiste en enseñar a los conyugues a dejar de negar el conflicto. Así también, el aceptarlo como parte inevitable de la relación.

 

 

METAS DE LA TERAPIA DE PAREJA.

1-Ayudar al proceso natural de desarrollo de los dos individuos, a través del proceso de vivir en pareja.

2-Ayudar a los individuos a conocer sus conflictos personales a partir  del conflicto conyugal.

3-Abrir los conflictos y canalizar su energía, para que lleve a la expansión de la conciencia.

4-Enseñar a usar las características opuestas y las diferencias como medios de crecimiento.

5-Hacerles ver que los conflictos son inevitables y que se pueden usar productivamente.

6-Mostrar que los conflictos pueden tener sentido y ser útiles en el desarrollo individual, y  de la pareja.

 

CONCLUSIÓN

La terapia de pareja está indicada, para ayudar a aquellas relaciones que han entrado a una etapa en que el conflicto forma parte del día a día, y en vez de ser utilizado como una herramienta de enriquecimiento, es utilizada como un método de agredir al otro, aunando a la ruptura de la relación en los perores términos posibles. Para que se dé la Ayuda de parejas en conflicto, es necesario que ambos miembros de la pareja deseen salvar la relación. Sería óptimo que, en esta ayuda, este presenta un psicólogo.


 

1.- Carl Gustav Jung: Psiquiatra, psicólogo y teórico, fundador de la escuela psicológica analítica.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *