Consejos de parejas: resolución de conflictos

Iniciar una relación de parejas es el principio de algo importante y elemental en la vida. Es innata, la necesidad de amar y ser amado, convivir con alguien especial; es un deseo fuerte que nace y trae consigo procesos de cambios, de desarrollo y de evolución. Cuando ambos cónyuges deciden unir sus vidas, es también natural que tengan momentos en que se presenten inconvenientes y conflictos, y si éstos problemas no los pueden solucionar con sus propios métodos, es saludable para ambos, acudir a los Consejos de parejas: resolución de conflictos las cuales están basadas en consejos, orientaciones, técnicas y herramientas para mejorar la comunicación y calidad de vida en ambos. 

Las relaciones de parejas tienen su comienzo con el enamoramiento, el cual es una etapa que se caracteriza por la atracción fuerte y mutua en dos personas; se da involuntariamente. A veces, puede ser no correspondido o un amor idealizado. Cuando la atracción existe entre ambos, se desencadenan una serie de sentimientos y deseos de estar cerca el uno al otro y compartir las vidas juntas. Todas las parejas, en algún momento de sus vidas, pasaCn por situaciones que vienen a generar desequilibrios en su relación. Son circunstancias que ponen a prueba la solidez y madurez de su unión como parejas. Si éstos son capaces de superar los problemas, en cada etapa en que se presentan, la relación se va consolidando y fortaleciendo.

Es normal que se produzcan crisis. Pero hay que tener cuidado, que las crisis no se transformen en fisuras. Lo ideal en este caso es: captar cuándo empiezan los problemas y, juntos, analizar cómo podrían darle solución; evitar entrar en un ambiente incomodo y hostil, que ponga en riesgo la convivencia mutua.

 

El elemento más importante en este y todo tipo de relación…

Es la comunicación, para que la conexión sea duradera y estable. Sabemos que, al comunicarnos con alguien, también estamos atentos a escuchar lo que la otra persona trata de expresarnos. Sólo así, con el dialogo, se podrá establecer un balance apropiado de comprensión mutua entre las pareja.

La comunicación debe ser directa, cara a cara, clara y objetiva. Así se tiende alimentar el bienestar y calidad de la relación. Cuanto más se puedan comunicar los sentimientos, pensamientos, criterios, opiniones y puntos de vista, es decir, crear un dialogo abierto, franco, sin miedos y tabúes, así mismo se podrá compartir decisiones, proyectos, sueños, anhelos, en fin, se podrá compartir, de manera intima, la vida. Esto hará que su unión se fortalezca y perdure.

Las parejas que no presentan este nivel de comunicación, no tienen un buen pronóstico para el futuro, dado que no hay suficiente confianza o les falta el  interés de mantenerla. Cuando no existe o es deficiente, la comunicación, se reprimen sentimientos que ocasionan incomprensión, desacuerdos y malos entendidos entre ambos, llegando a un determinado momento donde las crisis son  intensas, duraderas y generan un caos profundo en la relación y en la familia, teniéndose que tomar la decisión, mucha veces, de dar por concluida la unión.

Otro elemento importante, es el respeto que ambos deberán mantener en su relación. Cuando éste se pierde, ganan los conflictos y la separación, y, con ello, se desencadenan otros conflictos.

 

Las principales situaciones que pueden dar origen a una crisis de parejas son:

 

La llegada de un nuevo ser en la familia

Con el nacimiento del primer hijo viene una serie de cambios múltiples (emocionales y económicos); en ciertas parejas, les ocasiona desestabilización tanto emocional como física en sus vidas, rompiendo toda rutina. En peor forma sucede, si ellos no tienen los recursos económicos para pasar esta etapa. Tienen mayor probabilidad de que aparezcan los síntomas de las crisis. Estas también se dan cuando la madre desvía toda su atención al bebe, dando poco tiempo a su pareja; ninguno de los dos se comprenden y se dedican a reprochar y a exigir su atención.

Los celos

Se conoce bien la frase que dice: “los celos matan”. Frase que tiene mucha verdad, porque matan toda esperanza; más si son celos que no están fundamentados en algo verdadero, sino, que se rigen por suposiciones o especulaciones, que vienen por vías ajenas, con el único propósito de crear conflictos y destruir la armonía en la relación. Muchas veces los celos aparecen debido a la inseguridad, posesividad, la necesidad de llamar la atención o ser egocentrista, entre otros. En este caso, lo indicado a la hora de buscar soluciones es, acudir a terapia de parejas.

Intromisión de otros, en la relación de parejas

A veces los familiares, amigos o terceras personas, suelen inmiscuirse en los asuntos de la pareja, provocando desconfianzas y malos entendidos entre ellos. En este caso, la pareja deberá analizar y captar cuando empiezan a presentarse los problemas y actuar de manera inteligente, tomando acciones pertinentes para resolver todas las dificultades que les ha producido dicha invasión. Es una manera de fortalecer la alianza entre ambos, dejando a los demás fuera y siguiendo con sus vidas juntos. Crear una zona intima, impenetrable y de confianza; lo que hará, que la pareja se sienta segura y fortalecida, de tal manera, que no puedan ni deban separarse o disgustarse a causa de  terceras personas.

Engaños

Los engaños vienen hacer una bomba de tiempo y, cuando estos estallan, se crea un desbalance en la relación, causando muchos sufrimientos y daños en las emociones. El daño más grande es que, como producto de ello, se pierde la confianza y el respeto. En este caso, la pareja deberá enfrentar los engaños, ya sean propios o del otro. Ambos deberán abordar tal asunto de forma clara, directa y con sensatez; para superar toda situación embarazosa, aplicando lo que dice el refrán: “Ni con palabras que hieran, ni con golpes que duelan”, de lo contrario si ya no existe amor, la separación es lo recomendado, para no causarse más daño.

Libertad restringida

Esto hace énfasis al encierro y el aislamiento obligado por uno de los miembros de la pareja, o por ambos, siendo nocivo, ya que cortan toda relación social, hasta con la familia. Muchas  parejas son víctimas de ésta situación, por ciertas creencias erradas, como decir que, por ser parejas, tienen que estar siempre juntos y sacrificar sus relaciones sociales. Es saludable que ambos tengan intereses individuales; respetar esa individualidad, tanto en lo profesional, como en lo social, ayuda a hacer sentir realizada, a la pareja y a uno mismo.

Dependencia excesiva en la relación

 Existen casos donde  una de las parejas es más dependiente hacia la otra, a tal punto que ésta, no puede hacer ningún movimiento, sino es con la aprobación o consentimiento de la otra persona. En algunos casos se presenta esta dependencia, porque así lo establece la otra parte y, ésta, accede siendo dominada. En estas relaciones suelen darse sentimientos de inferioridad, desvalorización personal, baja autoestima, culpas, humillación, reclamos de atención, etc. Se recomienda para este caso, la psicoterapia individual.

Competencia  para ser el mejor

Las parejas son disparejas en relación a lo físico y a lo psicológico, pero esto no significa ser mejor o peor que el otro. El competir entre pareja, creyendo ser más que el otro, distorsiona una buena relación. Constantemente se escuchan personas expresando a su pareja: No sirves para nada, yo soy el que traigo la plata, sin mí no eres nada, yo soy más inteligente, etc. Estos son improperios que humillan. Ninguna comparación, en las que el uno pueda más o pueda menos que el otro, ni calificativos  degradantes deben de ser permitidas, ni mucho menos ignoradas por más molesto u enojado que se esté, cuando se dijo. Todos ejercemos y ocupamos un lugar importante en nuestra familia y en nuestro medio social; todos tenemos responsabilidades, así como deberes y derechos. El ignorar el valor y la importancia que tiene nuestra pareja, crea siempre un ambiente conflictivo y hostil.

Aspectos sexual

Referente a la sexualidad, cuando ésta área es la afectada, son muchos los factores que intervienen. En ocasiones es dado a la falta de comunicación abierta, clara y espontánea, pero ante todo, por la falta de confianza. La pareja deberá crearse un espacio íntimo, de confianza, donde ambos puedan hablar sobre sus gustos, deseos, fantasías y sueños. Así mismo, conversar sobre lo que no les agrada o que les falta (fantasías, iniciativas, etc.). En el acto sexual, el dialogo abierto y sin tabúes, ayuda a mejorar la calidad de la relación, en todos los aspectos. Este punto es muy amplio y muy complejo que, lo más recomendable buscar ayuda de un psicoterapeuta.

Se entiende por resolución de conflictos, los diferentes acuerdos que llegan a establecer las parejas según sus diferencias individuales, dando lugar así, a un proceso de participación, en el que ambos expresen libremente sus puntos de vistas y opiniones, respetando de esta manera cada criterio. Esto es posible, gracias a la ayuda de las técnicas de apoyo que establecen los especialistas. En sí, los conflictos forman parte de la vida; son una fuente de aprendizaje, porque nos enseñan a madurar y a enfrentar las diferentes situaciones, de la mejor manera posible, siempre y cuando exista el interés de superarlos. Sin embargo, cuando los conflictos llegan a extremos, pueden generar resentimientos y rompimientos en las relaciones.

Una de las técnicas de apoyo que ofrecen los especialistas es: La terapia de pareja.

Esta consiste en el estudio y análisis de los diferentes conflictos y problemas cotidianos que sufren todas las parejas. En la terapia de pareja se trabajan sobre los conflictos, como aparecen y se mantienen; también se plantean soluciones para modificar las conductas que son generadoras de éstos.

 

CONCLUSIÓN

Todas las parejas pasan por situaciones difíciles. Mantener un matrimonio o una relación entre pareja duradera y estable, lo podríamos considerar un arte y una ciencia, porque de ambos podemos aplicar algo. Ya sea por nuestra parte, con la comunicación, el respeto, el interés, el amor y por otra buscando la ayuda terapéutica para lograrlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *