Depresión post-parto y cómo provenirla

¿Qué es la depresión post-parto?

 

Es una depresión con distintos grados de severidad, se caracteriza por cambios en el estado de ánimo de una mujer que recién ha dado a luz. Su duración suele variar entre 6 a 8 semanas.  Se caracteriza por la presencia de estado de ánimo deprimido, disminución del disfrute, apatía, pérdida de interés en el trabajo, sentimientos de minusvalía e insomnio, así mismo pueden  manifestarse estados de ansiedad. Siendo esto uno de los factores de riesgo, que pone la vida en peligro, tanto de la madre como la del bebé; por tanto, si no se toman las medidas necesarias para controlar la depresión, puede provocar daños que son irreparables.

 

Una de las principales causas que provoca la aparición de depresión post-parto , son:

 

1-Ausencia de apoyo afectivo.

 

2-Problemas conyugales, por falta de comunicación.

 

3-Poca colaboración en el hogar.

 

4-Si el bebé presenta alguna complicación de salud o ha nacido prematuro, provocará mucha tensión en la familia.

 

5-Problemas familiares, incomprensión, dificultades económicas, pérdida de un ser querido, desempleo, problemas de viviendas. Etc.

 

6-También suele aparecer la depresión post-parto , por la falta de aceptación a su nueva realidad.

 

Es importante recalcar que después del parto, es normal que la mujer experimente cambios en su estado de ánimo, por lo que deberá habituarse y aceptar dichos cambios en su vida. Este problema de la depresión post-parto suele ocurrir con frecuencia a las mamás primerizas, sin un mínimo de experiencias. Se sienten sensibles, con llanto fácil, llorosas, desanimadas, cansadas e inseguras.  Estos estadios suelen durar pocos días.  Más o menos, una semana.  Es el conocido como maternity blues o tristeza y melancolía post-parto.  Este se diferencia de la depresión post-parto, debido a que los síntomas que se presentan son leves, mientras que en la depresión post-parto se intensifican y se extiende la sintomatología por más de dos semanas, empeorando así día tras día.

Cuando hablamos de depresión post-parto, nos referimos a uno de los estados  más frecuentes que se presentan en mujeres parturientas, ya que afecta a una de cada diez de estas (parturientas). Y dado que la mujer está seriamente indispuesta o enferma, no puede hacerse cargo del cuido de su bebé de la mejor forma posible. La enfermedad puede afectar la lactancia materna y el lazo afectivo de la madre y el bebé. Por esta razón, la depresión post-parto puede ser una amenaza para los recién nacidos y es necesario buscar la ayuda adecuada para tratarla.

 

Dentro de la sintomatología de la depresión post-parto se manifiestan:

 

1-Cambios de humor.  Se pueden presentar irritabilidad o enojo, con períodos de alegría y entusiasmo.  Ansiedad, preocupación por la responsabilidad de cuidar al bebé, pensamientos pesimistas, pérdida de concentración.

2-Trastorno del sueño.  Insomnio, somnolencia o sueño intenso.

3-Trastornos alimenticios.  Pérdida de apetito o exceso de comida.

4-Sentimientos de culpa e impotencia.

5-Dificultad de tomar decisiones.

6-Sentimientos de inutilidad.

7-Tristeza persistente, la mayor parte del tiempo.

8-Sentimientos de rechazo al bebé.

 

¿Cómo prevenir la depresión posparto?

 

Para mitigar los síntomas de la depresión post-parto y estos no se extiendan a un período de larga duración, es indispensable tener el apoyo de la familia, pero más importante, es que el esposo se involucre en el cuido del bebé, mientras la madre necesite descansar u ocuparse de otras actividades, para facilitar así el proceso de aceptación y adaptación a su nuevo cambio y régimen de vida y la del bebé.

Hay tres forma para prevenir la depresión post-parto. En la primera fase, es necesario que se identifique el trastorno a tiempo, antes que se desarrollen o aparezcan los síntomas. En la segunda fase, se trata de que si se ha identificado dicha enfermedad, es indispensable que se trate lo antes posible; y en la tercera fase, se debe de evitar sus consecuencias.

 

Algunas recomendaciones o consejos que serían útiles en este caso, son:

 

1-Darse un tiempo para descansar de la rutina, aprovechando en lo posible, cuando el bebé está durmiendo. Esto le ayudará a sentirse con energía y mayor disposición para enfrentar la tarea.

2-Es necesario seguir una dieta balanceada, además de vegetales frescos, frutas, leche y cereales, que son alimentos muy adecuados para este momento.

3-Recuerde que en una buena relación con su pareja, debe existir una muy buena comunicación, por lo que tienen que darse tiempo para poder reencontrarse tanto físicamente como emocionalmente, y así haya apoyo y estabilidad en su relación.

4-Haga un acuerdo con la familia y padre del bebé, para recibir apoyo durante las primeras semanas de vida del recién nacido.

 

 

¿Qué hacer en el caso que se detecte una depresión post-parto?

 

Lo ideal es que se busque la ayuda de un profesional en salud mental, para realizar primeramente una serie de exámenes y test psicológicos, los cuales darán a conocer el grado de gravedad de dicha depresión. Por tanto, se recomienda hacer terapias grupales o de autoayuda. Aquí le permitirá a la madre, expresar sus inquietudes y molestias en relación a su situación actual.

Otra técnica es la psico-educación o retroalimentación.  Consiste en que la madre esté bien informada sobre su problema, para tener un mayor control de sus emociones.

El hacer ejercicios relajantes, le ayudarán a aliviar toda tensión muscular, permitiéndole un mayor funcionamiento y oxigenación de su organismo.  Esto también ayuda a elevar su estado de ánimo y su sensación de bienestar.

Esperamos que estos consejos le ayuden a salir adelante, si algún día tiene que enfrentar este problema.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *