El estrés

¿Qué es el estrés?

 

El estrés es un tema popular para todo aquel que estudia o le interesa la psicología. Y esto no es mera casualidad. El estrés es uno de los problemas psicológicos más padecidos en esta rama de la salud. Es tal así que, sin temor a equivocarse, cualquiera podría afirmar que  lo han padecido en algún momento.

Para la mayoría, el estrés está envuelto en un halo de misterio, puesto que pocos pueden explicar qué es. Sin embargo, muchos son los que le achacan la responsabilidad de miles de padecimientos o el empeoramiento de los mismos. Esto tampoco es casualidad.

 

¿Condición globalizada?

 

El problema principal radica en que el estrés es una condición globalizada. No afecta solo la esfera psicológica del individuo, sino que puede afectar la esfera física; No sólo es afectada por el medio ambiente, sino que puede hacernos ver al ambiente como amenazante, siendo que no lo es tanto. Y hablando de causas, consecuencias y confusiones, el estrés no es solo una causa, sino que también es una consecuencia.  No solo es la causa de otras enfermedades, sino que también puede ser una consecuencia de las mismas.

Solo este párrafo anterior, debió haber confundido al que lo lee, y esto es lo que sucedió durante mucho tiempo en la comunidad científica que quería explicar este fenómeno. Existen tres corrientes teóricas que intentan explicar el estrés; Las teorías basadas en el estimulo, las teorías basadas en la respuesta y las teorías interaccionales. Explicaremos el estrés a la luz de este último modelo, pues es el más psicológico de los tres y el que mejor lo explica, según el que escribe este articulo.

 

Teoría del Estrés.

 

Esta teoría del estrés, la define como un conjunto de relaciones particulares entre la persona y la situación, que puede ser potencialmente estresante, siendo esta, valorada por la persona como algo que grava o excede sus propios  recursos y que pone en peligro su propio bienestar personal, lo que crea un malestar generalizado, que puede repercutir física y psicológicamente en el sujeto. Es una relación dinámica y bidireccional entre la persona y el entorno.

Esta teoría define al estrés, no sólo como un mero sistema de estímulo-respuesta, en el que el individuo sólo reacciona ante un estímulo del exterior, sin poder de decisión o de acción, sino que lo eleva a una serie de interacciones entre el ambiente y la percepción que tenemos del mismo, a la luz de los procesos cognitivos (procesos psicológicos relacionados con las funciones intelectuales como atender, percibir, memorizar, recordar y pensar) que cada persona posee. Así pues los pensamientos, ideas,  creencias,  actitudes,  etc., son los responsables de que la situación potencialmente estresante, llegue o no a producir estrés en el sujeto.

Por supuesto, esta teoría no niega las bases fisiológicas del estrés, ni niega las repercusiones físicas que puede causar.  Simplemente le da un papel preponderante, a la parte psicológica del proceso.

 

Consecuencias del estrés.

 

El aumento en la vasoconstricción periférica, taquicardia, aumento de la glucosa en sangre, tensión muscular y la liberación de adrenalina (que aumenta estos procesos aún más), son las reacciones físicas del estrés; las mismas que se utilizan para preparar al organismo para huir. Este es otro aspecto que poco tiene que ver con la casualidad, puesto que fisiológicamente, el estrés funciona como un mecanismo de defensa, en el cual, el organismo se prepara para responder a un estímulo adverso o que le hace peligrar. Y dado que el organismo es una dicotomía entre psique y soma (mente y cuerpo), los efectos del estrés, son globales. Pero el aspecto más importante, es que, ya sea que la situación sea de real peligro (que nos estén asaltando con un arma) o solamente nos parezca peligrosa (hacer un examen importante para aprobar el año), poca diferencia hace, puesto que el organismo reaccionará igual.

Esto crea problemas, porque estos procesos están hechos para respuestas de corto plazo,  no como un estado continuado y perenne. Pero las ideas y cuan peligroso nos parece una situación, se mantienen durante el tiempo, creando y prolongando el proceso de estrés fisiológico, durante más tiempo que para el que está hecho. Es ahí donde el organismo empieza a deteriorarse.

 

Conclusión 

Así, lo que empieza como un mecanismo de auto-preservación, se convierte en un proceso de auto-destrucción. Muchos piensan que es inevitable, las teorías interaccionales nos dan la posibilidad de controlar; esto, debido a que nuestra cognición tiene mucho que ver en este proceso, y la cognición puede ser controlada. Pero de eso hablaremos en otro artículo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *