Eyaculación precoz: qué es y cómo tratarlo (II)

 Tratamientos para la eyaculación precoz.

En la entrega anterior, hablamos acerca de que la eyaculación precoz, es una eyaculación persistente o recurrente en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración, y antes de que la persona lo desee. Hablamos de sus causas y como este podía trastocar la calidad de vida, del que lo padece. Empezamos a hablar acerca de los tratamientos que pueden existir para contrarrestar este mal. Ahora vamos a enfatizarmos en el hecho de que la eyaculación precoz tiene cura. En esta entrega de Eyaculación precoz: qué es y cómo tratarlo. 

Continuaremos con las formas de tratamientos para la eyaculación precoz.

 

  • Tratamiento farmacológico especifico:

    Este se deberá dar únicamente, si no se han encontrado enfermedades físicas subyacentes, que puedan ser la causa de la eyaculación precoz. Como habíamos mencionado anteriormente, se ha encontrado que la serotonina es el neurotransmisor clave en la eyaculación. La producción equilibrada y la captación adecuada de este neurotransmisor, mantienen este reflejo en funcionamiento normal. Si la producción o la captación de la serotonina es inadecuada, se pueden presentar un sinnúmero de problemas, entre ellos la eyaculación precoz. Es por esto que, aunque parezca fuera de lugar, la prescripción de un antidepresivo pueden ser un eficaz tratamiento para la eyaculación precoz.

Esto se debe esencialmente a que los antidepresivos del tipo ISRS, controlan la captación de serotonina, lo que a su vez, ayuda a controlar malestares causadas por su funcionamiento inadecuado como lo es, la depresión, la ansiedad, la obsesividad y la eyaculación precoz. Por supuesto, esta debe de ser tomada con la precaución debida y sólo bajo las dosis recomendadas. Visite a un sexólogo o un medico para que le dé las indicaciones debidas para utilizar este fármaco como tratamiento para la eyaculación precoz.

 

  • Anestésicos locales:

    Lo que se intenta realizar con esta solución a la eyaculación precoz, es disminuir o bloquear los estímulos que producen y mantienen la excitación, de forma que se mantenga la erección pero se retrase la eyaculación. Compuesto como la Lidocaína y sus combinaciones son los más usados en este tipo de tratamiento.

Por supuesto, estos químicos deben de ser utilizados con gran reserva y bajo la tutela de un doctor. Hay que hacer mención que, el uso de este fármaco, si bien expande el tiempo en que se realiza el acto sexual y, por ende, sirve para evitar la eyaculacion precoz, también elimina casi por completo el disfrute del mismo, puesto que lo que se ha hecho es adormecer la sensibilidad del pene, de donde proviene el placer sexual.

También hay que mencionar que, dado que la lidocaína es de administración cutánea, de no utilizar un condón, se podría estar administrando el fármaco de manera indirecta y no deseada, a la mujer, lo que por supuesto también afectaría su disfrute sexual

Hasta ahora hemos hablado únicamente de los tratamientos para la eyaculación precoz de tipo farmacológicos. Estos pueden suponer una forma rápida de salir airoso de la eyaculación precoz. Sin embargo, no podemos olvidar mencionar los contras que tienen estos tipos de tratamiento.

 

Problemas del Tratamiento Farmacológico.

El primer problema que tenemos, con este tipo de tratamientos para la eyaculación precoz, es que son paliativos y no curativos; es decir, que actúan sobre los síntomas pero no sobre la enfermedad en sí. Así pues, ni bien suspendamos el tratamiento, el problema podría reaparecer.

Los efectos secundarios, resultarían el segundo problema con el tratamiento de fármacos. Todo compuesto químico posee efectos secundarios; algunos de ellos pueden ser percibidos como incómodos o, inclusive, nocivos por la persona que los ingiere. En el caso del tratamiento por antidepresivos ISRS, los efectos secundarios pueden ser muy fuertes. Por supuesto, las dosis prescritas para el tratamiento de la eyaculación precoz, serán mucho menores que las dosis para el tratamiento de depresión. Sin embargo, cada organismo reacciona de distinta manera y algunos individuos pueden padecer fuertes efectos secundarios aun con tan bajas dosis.

 

Ejercicios para la eyaculación precoz.

Sin embargo, las personas que padecen de este malestar no están restringidas a los tratamientos farmacológicos, para lograr resolver esta dolencia. Existe una infinidad de ejercicio para eyaculación precoz. Muchos de ellos son de efectividad alta y comprobada. Y de ellos hablaremos a continuación.

 

I. Ejercicios de Kegel:

Los ejercicios de Kegel, reciben este nombre por el Dr. Arnold Kegel, quien en la década de los 40 crea este ejercicio, para ayudar a controlar la incontinencia urinaria. Este ejercicio lo que busca es brindar fortaleza a los musculo pélvicos, a través de la contracción del músculo pubocoxígeo. Este músculo, que en realidad es una masa de varios grupos musculares, toma la función de esfínter, tanto para la micción-acto de orinar-, como para la defecación. De ahí que su fortalecimiento, impide que exista la incontinencia. Pero también posee, este músculo, otra función, y es la de permitir la eyaculación e, inclusive, el retardamiento del mismo.

Este ejercicio para eyaculación precoz es muy sencillo, no ocupa de aparatos especiales, ni medicamentos. Solo de tiempo, esfuerzo, disciplina y saltear el obstáculo más “complejo” de este ejercicio: encontrar el músculo Pubocoxígeo. Para encontrar el musculo pubocoxígeo, podremos utilizar uno de los procesos que él controla, la micción.

Cuando estemos en el baño, listos para orinar, dejamos que el fluido salga. Cuando el flujo de liquido este en su punto más álgido de liberación, cortamos el flujo abruptamente, como cuando algo nos asusta o cuando estornudamos mientras estamos orinando. Ponga atención en ese momento, y note cuál es el músculo que funciona. Se dará cuenta que se ha contraído la parte más baja de su pelvis, el cual podría ubicar, en el espacio entre el final de los testículos y el ano. Ahí se encuentra el musculo Pubocoxígeo; este es el músculo que debemos entrenar.

 

Manos a la obra!

Una vez encontrado el músculo, es el momento de poner manos a la obra. Estas instrucciones se deben de seguir al pie de la letra. La clave para lograr el éxito es la constancia y la disciplina. Hacerlo un día sí y otro no, no logrará los resultados deseados.

 

  • Primer paso:

    Haga siempre el ejercicio con la vejiga vacía. Esto es de ineludible cumplimiento, puesto que de lo contrario, tendría un efecto adverso con el pasar del tiempo: La incontinencia. El ejercicio al momento de orinar, sólo se hace cuando se busca ubicar el músculo pubocoxígeo.

  • Segundo paso:

    Relaje el resto del cuerpo, mantenga la respiración de manera natural y normal, durante todo el ejercicio.

  • Tercer paso:

    Contraiga el músculo pubocoxígeo durante tres segundos, y luego relájelo. Esto debe repetirse 10 veces. Un consejo que puede utilizar es que, al contar mentalmente los segundos, lo haga a partir de diez mil; es decir, en este caso contaría: diezmiluno, diezmildos, diezmiltres. Esto para hacer la duración correcta de los segundos. A medida que va pasando el tiempo y obtiene práctica, el tiempo de contracción se puede ir alargando, hasta llegar a 10 segundos por contracción por 10 repeticiones.

  • Cuarto paso:

    Contraiga y relaje continuamente el musculo pubocoxígeo lo más rápido que pueda, repitiendo 25 veces. Aquí no se cuentan los segundos. A medida que va pasando el tiempo y obtiene práctica, puede aumentar el número de repeticiones llegando hasta 100, si le es posible.

Consejos a tomar en cuenta:

Se debe de tener cuidado de dos cosas para hacer bien ejercicio para eyaculación precoz.

1. La respiración nunca debe de entrecortarse.

pues si eso pasa, quiere decir que está ocupando músculos del abdomen y, por ende, está haciendo mal el ejercicio. La respiración siempre debe de ser fluida y relajada. Lo segundo es evitar contraer los glúteos. El musculo pubocoxígeo es un musculo distinto al glúteo, y de contraer este último, estará evitando la buena contracción del primero.

 2. Realizar bien el movimiento.

Otra cosa que debe tomarse en cuenta es que, más importante que aumentar la dificultad del ejercicio, es realizar bien el movimiento. Por lo que si de inicio usted sólo puede contraer por tres segundos-en el primer ejercicio-, o sólo puede hacer 15 repeticiones-en el segundo ejercicio- haciendo bien el movimiento, estará bien. Con el tiempo y el fortalecimiento del músculo, irá aumentando la capacidad de hacer los ejercicios por más tiempo y más repeticiones.

Este grupo de ejercicios deben de repetirse unas tres o cuatro veces al día, en el tiempo de su predilección. Dado que es un ejercicio muy discreto, usted puede hacerlo en cualquier momento y lugar, tampoco es un ejercicio cansado, por lo que no existe excusa para no hacerlo. Solo la práctica diaria, continua e ininterrumpida obtendrá resultados.

 

 

II. Reconocimiento de la pareja o focalización sexual

Esta técnica para evitar la eyaculacion precoz es recomendable para aquellas parejas que son estables, por el alto grado de compenetración que es necesario para hacerla y también porque aumenta este mismo estado. Esto fue creado por Masters y Johnson-científicos de referencia en el campo sexual-, es utilizada para un amplio espectro de malestares sexuales, incluidos la eyaculación precoz.

Este ejercicio consiste en tareas de acariciamiento de todo el cuerpo de su pareja, que realizan tanto el varón como la mujer, con prohibición de intentar el coito. Esta solución a la eyaculación precoz, toma en cuenta de que en el cuerpo existen muchas zonas erógenas, que están anatómicamente lejos del área genital y que, por tanto, están relegadas, por parte de la pareja al olvido sensorial. También se basa en la idea que plantea que, la mayoría de los trastornos están relacionados con sensaciones de ansiedad y miedo provocados por ciertos estímulos sexuales.

El juego previo o “foreplay” sin penetración, logra hacer que la pareja conozca otras zonas erógenas que existen en ellos, así como, baja los niveles de ansiedad ante los estímulos sexuales, hasta el punto de “insensibilizar” al individuo a esta sensación negativa durante el acto sexual, propiciando también una solución a la eyaculación precoz.

(Continuara…)

Ver Eyaculación precoz: qué es y cómo tratarlo (III)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *