Maltrato escolar: cómo enfrentarlo

El maltrato escolar.

El maltrato escolar o bullying, es una forma de tortura que niños, con deficiencias en el área social, sufren por parte de sus pares. El bullying es un mal más común de los que muchos padres quisiéramos. La mayoría de los niños, sufren de algún tipo de maltrato escolar. Las edades oscilan entre los 9 y 17 años,  con variaciones en duración e intensidad de este tipo de tortura. En Maltrato escolar: cómo enfrentarlo, daremos consejos para ayudar a nuestros hijos a enfrentar el bullying escolar de una manera asertiva y que lo ayude a madurar como persona.

 

¿Qué es el maltrato escolar o bullying escolar?

El maltrato escolar, como hemos mencionado en otros artículos, es un fenómeno que se define como el proceso metódico y sistemático de maltrato físico, verbal y psicológico, durante un periodo, en la mayoría de los casos, largo de tiempo. Es en pocas palabras, una forma de tortura, perpetrada con el fin de subyugar a la víctima, para obtener ganancia social.

Aunque el bullying puede ser perpetrado en casi cualquier lugar, el maltrato escolar, o sea aquel maltrato que se da en el espacio escolar –ya sea dentro del aula, en los pasillos o en las áreas circundantes de la escuela o colegio-, es el que más se da, pues la escuela es el lugar que reúne a la mayor cantidad de jóvenes, de la misma generación, en un solo espacio.

 

Consecuencias del maltrato escolar.

Las consecuencias del bullying escolar, son nocivas para la víctima. Los abstraen aún más de la sociedad –recordando que usualmente las victimas de bullying son individuos que no poseen una buena capacidad de sociabilización-. La impotencia y la ira acumulada pueden llevar a las víctimas a tomar medidas drásticas.

Es de mencionar, el caso de la Secundaria Columbine, en Estados Unidos. Dos jóvenes, presuntamente acosados y rechazados por sus pares, llegaron al punto de asesinar a 15 personas (14 alumnos y 1 profesor) e hiriendo a 22 alumnos más, con el único propósito de vengarse de todas las burlas y maltratos que habían recibido –aunque esta versión es altamente difundida, existen muchas teorías más acerca de porque estos dos jóvenes cometieron este acto-.

Por supuesto este caso en particular es muy extremo y nos muestra, que muchas veces las víctimas son víctimas, por que muestran problemas que los demás pares no tienen y, por esto, son marginados y se convierten fácilmente en el blanco del maltrato escolar. No se espera que todos los casos de bullying terminen de esta forma. Pero que no lo hagan, no implica que las consecuencias no sean trágicas, tanto para las víctimas de maltrato escolar como para los agresores.

 

La victima y el victimario.

Recordemos que ambas partes que participan en el bullying, son individuos que están creciendo. Los niños se están adaptando a la vida y están madurando su forma de ser y pensar. Si esto sucede en un ambiente sano, los individuos crecen de forma óptima, con asertividad, fuerza de carácter, convirtiéndose en individuos útiles para la sociedad. Si crecen en un ambiente plagado de maltrato escolar, serán individuos con una perspectiva deformada de lo que debería ser la vida en sociedad –tanto para víctima como victimario-, creciendo con ira, tristeza y ansiedad, transformándolo en un individuo marginado y poco útil para la sociedad.

La idea de que el bullying es algo natural y que ayuda a formar el carácter –tanto de víctima como de victimario- es una falacia absurda, sino que ha sido la excusa perfecta para no hacer nada en contra de ella, ya sea porque no se tienen la información y las técnicas adecuadas que puedan hacerle frente en el sistema educativo y en el hogar, o simplemente porque no se quiere.

Actualmente, el maltrato escolar ha sido muy estudiado y, gracias a esto, se entiende mucho más acerca de cómo atacar el problema desde raíz. Se ha entendido que lejos de ser un mal que se deba aceptar como natural, es un mal fácilmente erradicable, si se focaliza a tiempo y se atiende de la forma debida

 

Como ayudar a tu hijo a manejar el acoso escolar.

A continuación en Maltrato escolar: cómo enfrentarlo. Te daremos algunos consejos de cómo ayudar a tu hijo para sobrellevar el bullying escolar:

 

Si ves alguna señal de maltrato habla con tu hijo:

En el artículo Bullying: como reconocerlo en tu hijo, te hemos dado alguna pautas para reconocer si tu hijo está siendo víctima de maltrato escolar. Si reconoces alguna de estas en tu hijo, la primera acción indispensable es hablar con él de forma comprensiva. Recuerda que debes brindarle consuelo y apoyo ya que esto es una parte dura en su vida.

Es posible que tu hijo no se abra totalmente, por miedo a las represalias que pueden darse, por vergüenza o por creer que te decepcionarás de él. Ante este caso no le dejes opciones de evadir el tema, si ya van varias veces que lo ha hecho. Siéntalo en un lugar, dile que te mire a los ojos y exponle lo que tú como padre has visto. Enfatiza el hecho de que tú lo quieres y que nada hará que te decepcione.

 

No dejes que tus instintos ganen la partida:

Es normal como padres, querer defender a nuestros hijos a toda costa, con uñas y dientes. Pero en el caso del maltrato escolar, la resolución no solo depende de ti, sino de muchos factores más. Si te lanzas agresivamente, a intentar resolver este problema, puede que lo único que logres es que la situación empeore para tu hijo. Por lo que no dejes que tu instinto de padre venza sobre la razón.

 

Elimina la culpabilidad de tu hijo:

Es normal que aquellos que son víctimas, sientan que es su culpa, el ser maltratados puesto que son diferentes a sus pares. O creen que su conducta es la que de alguna forma desencadena la ira del agresor. Enfatiza siempre que es el agresor el que está actuando mal y no tu hijo. Explícale que nadie tiene derecho a maltratar a otro solo porque es, se viste, piensa o actúa diferente. Déjale en claro que bajo ninguna circunstancia es culpa de él ser víctima del maltrato escolar.

 

Involucra a tu hijo en la solución:

Recuerda que parte del crecimiento, es aprender a resolver los problemas de forma asertiva. En el problema del maltrato escolar, deberás de trabajar en equipo con tu hijo, pues si bien puedes ayudarle, es un error creer que debes pelear las batallas de tu hijo. Busca con él una solución más asertiva para ese caso y creen un plan de acción que deban tomar juntos. Demuéstrale que no está solo en este problema.

Utiliza a los familiares o amigos:

Si tu hijo tiene familiares –hermanos, primos, etc- o tiene amigos, no dudes en hablar con ellos. Siempre es importante estar informado acerca de que es lo que está pasando en la vida escolar de tu hijo. Debes obtener información con distintas fuentes, para poder tener un mejor panorama de lo que está pasando en la escuela. En el caso de que sean familiares mayores, pueden darle a tu hijo consejos de como sobrellevar este problema, desde la perspectiva de estudiante.

 

Crea un equipo con la escuela:

Usualmente los maestros y directores de los colegios o escuelas están informados o por lo menos tienen noción de que el maltrato escolar se está dando en su centro de estudios. Si tú involucras, en tu plan de acción, a estos actores, sin duda alguna encontrarás a unos buenos aliados. Siempre habla con ellos primero y mira que solución ellos te ofrecen.

 

Hablar con los padres del agresor:

Esto es un paso muy, pero muy delicado. Los agresores pueden provenir de un ambiente que fomente el tipo de conductas que él está desplegando. Sin embargo, este paso será absolutamente necesario si te has dado cuenta que el maltrato escolar ha aumentado en intensidad, especialmente después de que tu hijo ha hablado contigo. Al hablar con los padres del agresor, hazlo de forma ecuánime, sin mostrarte enojado con su hijo o haciendo juicios de valor sobre la enseñanza que el agresor haya tenido. Simplemente relata la situación que vive tu hijo de forma honesta.

 

Defensa personal:

Nunca debes alentar la confrontación directa con el agresor, puesto que tu hijo puede salir lesionado fisicamente. Lo mejor que puedes hacer, es inscribir a tu hijo en algún curso de defensa personal. Cualquier arte marcial, tiene dentro de su filosofía la no violencia y la utilización de la fuerza solo como último recurso y como una herramienta de defensa, y nunca de ataque. Las lecciones de defensa personal le enseñarán a tu hijo una filosofía que ayude a mejorar su confianza. Tambien le brindará un espacio donde crear nuevas relaciones sociales lejos del área escolar.

 

Evitar al agresor físico:

Explícale a tu hijo como evitar al agresor. Usualmente el agresor busca lugares que no estén bajo supervisión, al momento de cometer el acto de agresión física. En este caso dile a tu hijo que evite esos lugares, si tiene amigos, que lo acompañen siempre a estos lugares. Tu hijo a estas alturas ya tiene más o menos una idea de donde y cuando su agresor puede estar. Anima a tu hijo a utilizar esta información, para evitar encontrarse con él. Si aún no la tiene, incítalo a que la recabe.

 

Evitar al agresor verbal y psicológico:

Este debe ser tratado de una forma distinta. Aconseja a tu hijo que controle la ira, puesto que esta puede jugar en su contra al momento de estar frente a este agresor. Anima a tu hijo a actuar con dignidad, alejarse e ignorar al agresor. Al momento de que una agresión se dé, enséñale a tu hijo, a decirle a al agresor firmemente que pare. Si el agresor continua, debes decirle a tu hijo que actué como si no le importará lo que dijera; Por ejemplo, puede hacer como si está mandando un mensaje de texto con su teléfono celular o va leyendo algo. Debe ignorar los insultos y agresiones hará que el agresor de este tipo se cansé o se aburra de hacerlo.

 

Teniendo en cuenta que lo que se busca es darle a tu hijo herramientas asertivas para que logre salir del problema, nunca debes alentar la agresión física contra el agresor. La violencia nunca es la respuesta, además que puede meter a tu hijo en un problema serio. Tampoco incites a responder la agresión verbal o insulto con otro insulto.

 

CONCLUSIÓN: 

En Maltrato escolar: cómo enfrentarlo. Te hemos dado algunos consejos que puedes practicar para ti mismo y que puedes dar a tu hijo, de forma que juntos puedan lograr acabar con el maltrato escolar. Recuerda que el bullying no es, bajo ninguna circunstancia algo natural o algo ritual. Pero en aras de ver los obstáculos como oportunidades, el maltrato escolar puede ayudarte a ti como padre, a enseñarle la forma correcta y optima de enfrentarse a los problemas que la vida conlleva. En mi compañero.com estamos para escucharte y ayudarte a la luz de la psicología.


{loadposition firma_rdiaz}

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *