Psicología y Neurociencia: Estados de ánimo y Neurotransmisores I

La ciencia y la mente.

A medida que la ciencia avanza, se van encontrando más y más respuesta, a preguntas que tienen que ver con el funcionamiento del cerebro y su influencia en nuestro comportamiento.

 

Esto es de gran ayuda, no solo para entender las razones del por qué somos como somos. También nos dará una pista de cómo mejorar la salud mental, y por ende la física. Así como curar patologías psicológicas, que hasta ahora eran apenas tratables.

 

En Psicología y Neurociencia: Estados de ánimo y Neurotransmisores I. Veremos como la bioquímica de nuestro cerebro, afecta como sentimos, por ende, como experimentamos el mundo que nos rodea. 

 

El binomio cuerpo-mente.

El binomio cuerpo-mente, ha sido un tema de discusión desde los tiempos de la antigua Grecia. Hipócrates y Platón son tal vez los pensadores más prominentes de esta época. Ellos establecieron la importancia de esta relación, y como ambos aspectos son indivisibles, siendo el equilibrio entre ambos, la razón de la salud o enfermedad en el ser humano.

 

Por supuesto esta idea no fue siempre aceptable. De hecho, a partir del inicio de la edad media, el cuerpo y el alma -o mente para nuestros propósitos- eran considerados como dos partes. Estas partes eran inevitables en la experiencia humana, eran totalmente independientes y no se relacionaban ni práctica, ni teóricamente. Existió en este tiempo, una exaltación en la importancia del alma, en detrimento de las funciones fisiológicas. De hecho estas últimas eran vistas como la expresión de un ser imperfecto, y que lo mejor era nutrir el alma por encima del cuerpo.

 

Binomio cuerpo-mente como una relación intrínseca.

No fue sino hasta finales del siglo XIX, que la idea del binomio cuerpo-mente en una relación intrínseca, volvió a resurgir en la palestra académica. Y lo mejor de todo, volvio con la aparición de la psicología como una rama de la ciencia. En los casi 200 años de la existencia de la psicología como ciencia, se ha estudiado la relación entre nuestras emociones y como estas pueden afectar a la salud.

 

A medida que la bioquímica y la psicología fueron avanzando en sus estudios, con ayuda de los avances tecnológicos, se descubrió como el cerebro o mejor dicho, las interacciones bioquímicas que se dan en él, afectan de manera poderosa nuestras emociones y sentimientos, influyendo también en nuestra conducta y hasta dándonos una identidad como seres individuales. Esto le da una nueva validez al pensamiento griego de que el cuerpo y la mente esta relacionados de manera intrínseca.

 

Conceptos básicos.

Para entrar de lleno en el tema central de Psicología y Neurociencia: Estados de ánimo y Neurotransmisores I debemos primero entender algunos conceptos básicos, que iremos explicando de la forma más práctica y sencilla posible.

 

Neuronas:

La neuronas son células; tal vez las más importantes que existen en todo el sistema nervioso –donde se incluye el cerebro-. Las dos características principales de las neuronas son, primero, su capacidad de crear señales eléctricas, denominadas también impulsos nerviosos, los cuales les sirven como un medio de comunicación, ya sea de una neurona a otra o de una neurona a otro tipo de célula, como por ejemplo, fibras musculares; y segundo, la recepción de estímulos, que las excitan y ayudan a crear los impulsos nerviosos.

 

Funcion de las neuronas.

La función principal de las neuronas es unicamente enviar estas señales eléctricas o impulsos nerviosos. Estas señales pueden ir desde la periferia del cuerpo al cerebro ó del cerebro a otros órganos, glándulas y músculos. Si no existieran las neuronas, no existiría una forma en que el cerebro, pudiera obtener información de estímulos que el cuerpo recibe del exterior. Tampoco podría enviar las ordenes de reacción, ya sea a los músculos, glándulas u otros órganos.

Puntos importantes a tener en cuenta.

1) Las neuronas son el medio de comunicación entre el cerebro y el exterior. Y dado que las reacciones que nosotros tenemos ante distintos estímulos, son en la mayoría de los caso, bastante rápidas –como cuando tocamos algo muy caliente y reaccionamos quitando la parte del cuerpo que entró en contacto con ese objeto-, es fácil inferir que esta comunicación es increíblemente precisa, rápida y por ende efectiva.

2) Las neuronas se encuentran en todo el sistema nervioso. Es decir, desde la médula espinal y todas sus partes, hasta las estructuras que componen el encéfalo, incluido el cerebro. Por tanto podríamos decir que las neuronas son las responsables del funcionamiento del cerebro y en esto incluimos las funciones afectivas.

3) Así pues, si una neurona percibe algún estimulo, intentara enviar esta información hacia el cerebro. Solo podrá lograrlo, si envía esta información a una neurona cercana, la cual deberá enviar esta información a otra neurona, y así sucesivamente hasta que la información inicial, llegue al cerebro. Cuando el cerebro envía la orden de respuesta, esta “cadena de información”, propiciada por las neuronas vuelve a iniciar. El proceso de enviar y recibir información de una neurona a otra es denominada sinapsis.

4) Un último punto importante de mencionar acerca de las neuronas, es que la gran mayoría de neuronas no está conectada físicamente a otra neurona o a otro tipo de célula. De hecho, están separadas por un espacio conocido como espacio sináptico. Por supuesto, esto crea la pregunta, ¿si están separadas cómo se comunican? Aquí es donde entran en juego, los neurotransmisores.

 

Neurotransmisor.

Esta es una molécula –la cual es un tipo de hormona-, que sirve como transmisor de información entre una neurona y otra, o entre una neurona y otro tipo de célula. Básicamente, lo que un neurotransmisor hace es excitar, inhibir o modular a las neuronas en su funcionamiento, es decir, la creación de impulsos nerviosos.

Los neurotransmisores, se hacen necesarios debido al espacio existente entre una neurona y otra denominada espacio sináptico. Cuando una neurona es excitada por un estímulo externo esta crea un impulso nervioso, que a su vez obliga a la neurona a secretar los neurotransmisores. Estos se mueven a través del espacio sináptico, que existe entre esta neurona y la que esta contiguo a ella. Los receptores de la neurona contigua, captan el neurotransmisor, el cual excita a esta neurona, obligándola a crear un impulso nervioso, que a su vez le obliga a secretar un neurotransmisor. Y así, la cadena continua hasta que la información llega a su destino.

 

Tipos de neurotransmisores.

Existen varios tipos de neurotransmisores. Los principales son:

 

  • Acetilcolina
  • Dopamina
  • Serotonina
  • Noradrenalina
  • Acido gamma aminobutírico o GABA
  • Glicina
  • Glutamato

Dependiendo del tipo de excitación que la neurona reciba, secretará un tipo, o varios tipos, de neurotransmisores. Estos tendrán efectos distintos en las neuronas con las que tenga sinapsis. Es decir, la acetilcolina no excitará a una neurona, de la misma forma que lo haría la dopamina o la noradrenalina.

 

Neuroreceptores o receptores de neurotransmisores:

Forman parte de la neurona y son complejos proteicos –formaciones de dos o más proteínas-. Como su nombre nos puede hacer inferir, su función es simplemente, captar los neurotransmisores que otra neurona ha segregado, permitiendo poner en marcha los mecanismos de respuesta de la neurona.

 

Los neuroreceptores son específicos. Esto quiere decir que existen neuroreceptores específicos para la dopamina, neuroreceptores específicos para la serotonina, neuroreceptores específicos para la noradrenalina, etc.

 

Diferencia entre neurotransmisores y hormonas:

Como mencionamos anteriormente los neurotransmisores son un tipo de hormona. Sin embargo, la principal diferenciación entre un neurotransmisor y cualquier otro tipo de hormona, es que este primer se sintetiza –o sea, se crea- y se segrega en las células llamada neuronas. Más allá de esto, al igual que las demás hormonas, la función de los neurotransmisores es la excitación, inhibición o modulación de ciertos procesos, que en este caso particular, afectan a las neuronas.

 

La especificidad de los neurotransmisores y la diferencia de reacciones de la neurona ante distintos neurotransmisores, logra que la “comunicación” entre las mismas, sea tan precisa y efectiva, durante toda la cadena.

 

La mayor parte de las enfermedades psiquiátricas y/o síntomas psicológicos, tienen su base en un malfuncionamiento de este proceso. Ya sea que exista exceso de segregación en alguno de los neurotransmisores, que los receptores no capten los neurotransmisores correctos o no capten ninguno, o que la metabolización de dicho neurotransmisor sea incorrecta dentro de la neurona.

 

 En Psicología y Neurociencia: Estados de ánimo y Neurotransmisores I. Hemos comprendido algunos de los conceptos básicos del proceso neurológico. Ahora, podemos entrar de lleno en este tema.

 

Continuará…

 

Ver: Psicología y Neurociencia: Estados de ánimo y Neurotransmisores II

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *