Razones que pueden acabar con tu matrimonio.

Las relaciones de parejas, la conexión mas complicada.

 

La relación de pareja es una de las conexiones sociales más complicadas que existen en la experiencia humana. Las  expectativas irreales, el estrés diario, el carácter y personalidad de los dos miembros de la pareja, la cantidad de tiempo que se pasa juntos, entre otra serie de cosas, son las situaciones que añaden una grado más de dificultad a una relación y que de no saber resolverse, pueden conllevar el fin de la misma. En Razones que pueden acabar con tu matrimonio, hablaremos de esas situaciones que pueden poner en peligro una relación, con el fin de que las conozcas y evites caer en ellas.

 

Desarrollando una intimidad.

El establecimiento de una pareja conlleva a desarrollar una intimidad. Esta intimidad es la base de lazos emocionales duraderos y satisfactorios. Y en efecto, forjará a un sentimiento de cercanía en las relaciones amorosas; el sentimiento de unión hacia la otra persona.

 

 

La elección de pareja está motivada, por los esfuerzos de cada miembro por obtener el mejor trato posible. Después de observar una serie de factores, se consideran las ventajas e inconvenientes de la relación, así como también, se valora su funcionamiento a futuro.

 

La formación de una pareja comprende el desarrollo de una nueva estructura, basada en un proceso de conocimiento mutuo. En la pareja, existen aspectos profundos propios de la relación y, estos, son los que en muchas ocasiones generan problemas graves, derivados del desacuerdo y en la manera de percibir la relación.

 

Crisis de parejas.

Toda relación humana conlleva algún tipo de crisis o problemas en su transcurso. La relación de pareja no es distinta. Y es que los inconvenientes en la relación -cualquier tipo de relación– es parte inherente de la socialización, porque, como podemos ver a simple vista, los seres humanos no somos iguales, aun así provengamos del mismo medio sociocultural o inclusive del mismo nivel socioeconómico.

 

Ya hemos visto antes la idea de que, tanto las diferencias en la crianza y las mismas diferencias natas en cada uno de nosotros, nos hace seres irrepetidos, únicos. Nos hace pensar distinto y por ende ver el mundo de distinta manera. Estas diferencias se siempre se hacen visibles en toda relación. No obstante, se miran de manera más frecuente y más clara en la relación de pareja. Estas diferencias llevaran al conflicto tarde o temprano y el mantener este estado de conflicto, por no saber cómo llegar a un punto medio en que las dos partes ganen, conlleva muchas veces al deterioro y, por último, a la ruptura de una relación que muchas veces deseamos que llegue hasta el final de nuestros días.

 

El abordar todo con amor, es un gran error.

El amor, sin duda alguna, debe de ser una de las bases para el mantenimiento imperecedero de la relación. Sin embargo aquel que crea que sólo con amor se resuelven todos los problemas, probablemente solo se esté engañando o sea muy ingenuo para entender la realidad. No nos engañemos, toda la experiencia social humana es muy compleja.  Y la relación de pareja, es una de sus expresiones más complejas, sino es que es la más compleja. Y es por esta complejidad, que basarnos solo en amor podría ser una forma incompleta de abordar la forma de mantener una relación.

 

¡Hay que entender el problema!

Entender el problema es el atajo más simple, para enrumbarnos en la dirección de una solución óptima.  Para entender el problema es necesario tipificarlos. A continuación en Razones que pueden acabar con tu matrimonio, caracterizaremos las razones más frecuentes por las cuales la relación o matrimonio pueden sufrir una ruptura.

 

 

Las mentiras:

En  Mitomanía, ¿qué es?, ya hablamos acerca de las funciones sociales  y psicológicas que posee la mentira. Pudimos ver como existen situaciones en las cuales simplemente es necesario mentir. Sin embargo, cuando se hace en la pareja, hay dos situaciones que pueden volverlo algo imperdonable.

 

La primera situación es, cuánto y cómo lo hace el miembro de la pareja que miente. Si la mentira es extremadamente ocasional y lo hace de acuerdo a los lineamientos menos reprobables de la mentira, es decir, aquellas mentiras que buscan salvaguardar la integridad física y emocional de la pareja, muy probablemente la mentira, no tenga ninguna repercusión negativa en la relación.

 

Sin embargo, si la mentira es utilizada con el único propósito de salvaguardar la propia integridad, debido a que se ha hecho algo muy malo, y además las mentiras se dan a cada instante, está claro que la relación sufrirá daños irremediables, sobre todo en la confianza.

 

Exceso o escasez en las relaciones sexuales:

La relaciones sexuales no son una cuestión trivial o secundaria en un matrimonio. En este ámbito de relación, el acto sexual se convierte en algo más que una simple función física. Esto se transforma en un aspecto de entrega emocional y hasta espiritual.

 

Cuando hay una anomalía en su cantidad, ya sea por exceso o escasez, la relación de matrimonio puede verse en peligro. Por supuesto, el tema de por sí, empieza con el gran problema de saber cuánto sexo es lo normal en el matrimonio. 

 

Partiendo de la idea, que no existe un número definido, que se podría considerar normal en cuanto a la cantidad de sexo que se deba tener por mes, por semana o inclusive por día, recae en la comunicación de la pareja y el uso del sentido común, el poner un número específico, que ambos puedan considerar como normal. Si este número sobrepasa o está por debajo, lo mejor es buscar ayuda cuanto antes.

 

 

Comunicación:

Es el problema más esencial y también el más común, por el cual un matrimonio se separa. Los problemas de comunicación se dan por un sin número de razones, ya que muchas veces la comunicación se ve afectada por situaciones de la vida diaria y nuestro estado de ánimo. Pero la principal causa es “dar por sentado a la otra persona”.

 

Cuando hablamos de dar por sentado a la otra persona, queremos decir que los miembros de la pareja, cuando han pasado mucho tiempo juntos, se hacen a la idea de que ya conocen en su totalidad al otro. Conocen sus gustos, su personalidad, sus manías y prácticamente saben lo que piensan. Y aunque ciertamente, los miembro de la pareja llegan a conocerse íntimamente, es un error garrafal pensar que llegamos a conocer a las personas en su totalidad y peor aún, que sabemos con total certeza lo que el otro piensa o quiere.

 

El ser humano cambia fácilmente de idea. Hay que recordar, que es un ente que no se mantiene en una posición todo el tiempo. Es por esto que la comunicación es extremadamente importante en una pareja, puesto que las situaciones cambias y las personas también. Y en la medida en que podamos comunicar al otro estos cambios, él podrá adaptarse de una mejor manera a ellos.

 

Desempleo:

La parte social-económica es uno de los aspectos externos  a la pareja que más afecta un matrimonio. Que tan optima o apegada a las expectativas esté este factor a lo que creen los miembro de la pareja, determinará lo bien o mal que se dará a convivencia.

 

No es un secreto que las crisis económicas acarrean desempleo. Esto a su vez, crea una presión fuerte al aspecto socioeconómico de la pareja. Las rivalidades, los sentimientos de culpa y de insatisfacción se vuelven más graves.  Esto es peor si solo uno de los miembros se encuentra en el desempleo.

 

 

Infidelidad:

Este es uno de las situaciones más graves y más dañinas en una relación de matrimonio. El matrimonio es un acuerdo de exclusividad, en donde una infidelidad es una falta grave a tal acuerdo. Por supuesto, la aparición de la infidelidad puede ser influida, o inclusive ser la consecuencia directa, de otros problemas que aquí hemos tratado, como la mentira, el exceso o escasez de sexo, una comunicación pobre, etc.

 

Sin embargo, la infidelidad también obedece a una falta en el control de los impulsos, una tergiversación de lo que es el compromiso o inclusive una conducta aprendida que ha sido reforzada por las construcciones sociales imperantes.

 

Expectativas irreales:

El visionar ciertas expectativas que el individuo puede creer como indispensables en esta relación. Sin embargo, no se puede crear oro del plomo y si en la relación no existen las situaciones adecuadas o, peor aún, uno de los individuos de la pareja por sus capacidades y características personales, no es capaz de proveer esas situaciones, es muy probable que estas expectativas sean defraudadas.

 

 

Roles hogareños no ejecutados:

Este es un problema que aparenta ser trivial. En realidad añade mucho ruido y puede influir de manera muy negativa en la relación de pareja. Y es que imagínese que, llega cansado del trabajo después de trabajar ocho extenuantes horas y, sabiendo que debe de trabajar 2 horas extra en su hogar. Y aparte, debe de lavar los platos sucios del día anterior, que su pareja debió haber lavado. Si, seguramente habrá una discusión ese día.

 

Y si esto se vuelve una conducta crónica, el problema es aún mayor. Más de un matrimonio ha acabado por esta razón que puede considerarse trivial. En una relación de matrimonio, el sacrificio debe de ser mutuo y justo.

 

 

Conclusión.

En Razones que pueden acabar con tu matrimonio, hemos visto cuan frágil puede ser una relación de matrimonio. Siempre y cuando no se sepa llevar el ritmo adecuado de esta. Te hemos enumerado y tipificado los problemas más comunes que pueden conllevar a la destrucción de un matrimonio. Sin embargo todos estos problemas, tienen soluciones. Solo es necesario querer hallar dichas respuestas, además de tener la humildad de entender que si no pueden hallarla entre los dos, pueden perfectamente pedir ayuda profesional. 

 


 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *