Tecnología y estrés

El estrés tambien ha evolucionado. 

El ser humano, logró controlar el mundo que le rodeaba, gracias a la habilidad de crear herramientas. Estas mismas le ayudarán a hacer aquellas tareas que, por sí solo, no podría hacer. Al no ser el animal más rápido, ni el más fuerte, ni el más hábil, el ser humano tuvo que valerse de la inteligencia para crear objetos. Estos objetos le ayudarán a equiparar sus habilidades con lo que el entorno le exigía.

 

Así, desde el la creación de las primeras lanzas, pasando por la rueda, el descubrimiento del fuego, hasta llegar a los ordenadores, teléfonos celulares, automóviles y otros artilugios, el hombre le dio comienzo a la era de la tecnología. Y,  ¿Quieres saber algo? !Esta ha durado mas de cinco mil años! Pero, ¿es posible que ahora que nos encontramos en el pináculo de esta era, la omnipresente tecnología, nos esté acercando a un mundo lleno de estrés?, ¿O tal vez nos ayudará a sobrellevarla? En Tecnología y estrés, hablaremos de como la tecnología puede funcionar como un arma de doble filo. Y te ayudaremos a evitar que tu ritmo de vida tecnológico, te lleve al estrés.

 

Como con la mayoría de las herramientas que el hombre ha creado, las repercusiones negativas no son inherentes a la herramienta misma, sino al uso que le damos a dichos instrumentos. Así pues, no es que el estrés sea consecuencia del uso de la tecnología per se, si no que dependiendo del uso que le demos a la misma, esta puede o no causar estrés.

 

Recordando el estrés.

Una vez habiendo aclarado eso, es necesario recordar algunas cosas acerca del estrés. Como ya hemos mencionado en artículos anterior como El estrés o ¿cómo detectar el estrés?, básicamente cualquier situación, actividad o inclusive pensamientos y estados biológicos o psicológicos, pueden causar estrés. Desde el hecho de pensar que mañana se tiene que entregar un reporte en la oficina, hasta vivencias traumáticas como un accidente de tránsito, pasando por muchos otros acontecimientos normales en la vida, pueden de manera natural y simple, crear un estado de estrés bastante fuerte.

 

Es necesario también hacer mención que no todos sufrimos el estrés de la misma forma. Nadie posee la misma forma de sobrellevar el estrés. Por lo que, puede ser que algunas personas se vean más afectadas por el estrés de la vida diaria, que otros. En efecto, el estrés causado por la tecnología no necesariamente afecta de manera visible a todas las personas. En algunos casos las personas la han enfrentado de una forma tal, que parece que no la padecen. Pero que no haya síntomas visibles o que no se presente de la misma forma en todos los individuos, de ninguna forma elimina la idea del estrés causada por la tecnología.

 

Situaciones de estrés debido a tecnologia.

En Tecnología y estrés analizaremos tres situaciones en las cuales el estrés causado por la tecnología se presenta. El ámbito laboral, el ámbito social y el ámbito físico-corporal.

 

El ámbito laboral:

Este es siempre uno de los lugares que presentan más eventos estresantes en la vida de cualquier ser humano. En los tiempos actuales, el ambientes laboral siempre cargado de estrés. Teniendo lo anterior encuenta, ahora sumemos el uso de las tecnologías como aspectos estresantes en la vida del trabajador.

 

Y es que aquellos que han entrado al mundo laboral recientemente, tienen una mejor habilidad en el uso de TIC (internet, computadoras, tecnologías digitales, etc.), que aquellos que entraron hace 20 o 30 años. La tecnología ha cambiado y evolucionado de una manera vertiginosa, en la cual algunos se han quedado atrás.

 

La tecnologia en el trabajo.

Los trabajos, ahora deben de ser respaldados por el uso de programas especializados. Debido a que son más efectivos o simplemente porque son más rápidos. Y aunque las empresas invierten en muchos recursos, en mantener a sus empleados a la vanguardia en el uso de las nuevas tecnologías de la información y comunicación, en muchos casos los trabajadores más antiguos, simplemente ven el uso de estas herramientas como una complicación innecesaria. Esto les reportan un aumento en sus esfuerzos, para hacer un trabajo que antes lo hacían con la mitad de los recursos, que ahora deben de ocupar.

 

Sin embargo, aunque las personas con más experiencia laboral, son los más afectados ante la evolución rápida de las tecnologías, la verdad es que aun los más recientemente ingresados al mundo laboral, también pueden desarrollar estrés por la tecnología, aunque estén más acostumbrados a ellas.

 

La computadora, la facilitadora del estrés.

Y es que, las computadoras y los programas especializados han creado una carga extra a los trabajadores. Las empresas entienden que las tareas pueden ser entregadas de forma más rápida y efectiva, sin errores, aunque esto no siempre es necesariamente cierto. Así pues, ante la idea de que las maquinas son rápidas y no se equivocan, el trabajador encuentra que las fechas de entrega son más cortas, mientras que la carga de trabajo se hace cada vez mayor.

 

Las horas extras, ahora desde tu casa.

Otro factor de estres causado por tecnologia en el ámbito laboral, es la accesibilidad universal al trabajador. Anteriormente, ciertos horarios se respetaban como tiempo del trabajador, debido a que la falta de comunicación efectiva era una barrera que no permitía trabajar más, ahora esos tiempos se han perdido. Las empresas ahora pueden encontrar a sus trabajadores a la hora que sea y estén donde estén. Todo gracias a la tecnología celular, el internet, y si, el cada vez menos utilizado teléfono convencional. Así pues, en muchos trabajos, el que labora esta “al llamado”, en cualquier momento. Y aunque esto es un trato a veces no escrito y a veces si especificado, el hecho es que esto crea un estrés en el trabajador.

 

En el ámbito social:

Las tecnologías de la información y comunicación vuelven a ser el centro del estrés en este ámbito. Y es que es innegable que las TIC-tecnologías de la información y comunicación- han cambiado de manera impensable la forma en como nos comunicamos y sociabilizamos en la sociedad moderna.

 

Y aunque esto nos ha ayudado a conectarnos con otros sin importar lo lejos que estemos. No obstante, también ha traído consigo nuevas formas de estresarnos.

 

La falta de privacidad.

Primeramente existe el gran problema de la creciente falta de privacidad. Y por supuesto, aquí caemos en lo que mencionábamos anteriormente, en el mal uso de la tecnología. Las redes sociales, están llenas de personas que comparten a diestra y siniestra su vida, en un foro que es público. Sin embargo nadie obliga a estas personas a hacerlo, excepto la misma idea de que esta es la nueva forma de socializar.

 

Por supuesto esto acarrea problemas, pues prácticamente cualquier persona tiene acceso a datos importantes. Las personas comparten información personal sin hacer uso de los filtros de seguridad que muchas de estas redes han fabricado para proteger a sus usuarios. El robo de identidad puede ser altamente perjudicial, pero lo más estresante de estas situaciones es el llamado ciberbullying. En este caso, la persona es víctima de ataques morales y hacia su reputación por parte de terceros, a través de estas redes. Esto puede llegar hasta a la creación de perfiles, utilizando fotografías –que están al acceso público en estas redes sociales– y haciendo cosas en estas redes en nombre de la víctima. Esto no es distinto al estrés que puede acarrear un bullying normal, excepto que en este caso, el bochorno creado está a la vista de miles de personas. 

 

El consumismo.

Una forma de crear estrés a través de la tecnología, está relacionado con el consumismo inherente en las culturas occidentales. Un ejemplo de esto es con la creación de los teléfonos inteligentes. La dinámica de mercadeo y evolución no es distinta a la de otras TIC, pero al ser un instrumento tan portátil, se ha convertido casi en un artículo no solo de comunicación si no en un accesorio para estar “a la moda”.

 

De esta forma, si no tienes el ultimo teléfono inteligente, es como si fueras inferior a los que sí tienen. Por lo que, la presión para conseguir estos accesorios, y poder así sentirse aceptado por círculos populares, puede acarrear estrés en muchas personas. Esto sin contar con los problemas adyacentes, como la creación de deudas innecesarias, por artículos que no son de primera necesidad.

 

El aislamiento.

Una última mención en este ámbito, es el aislamiento. Si bien es cierto, las redes sociales, los juegos en línea, etc. han creado nuevas formas de relacionarse. La realidad de las cosas es que ninguna de ellas puede sustituir el contacto humano. Y si bien, la persona se encuentra acompañada virtualmente, en este mundo tecnológico, por miles de personas. Pero, en el mundo real, encontraremos que está aislada. Por supuesto, esto crea problemas en la psicología de la persona, puesto que la idea que tiene de ser sociable-en estas redes-, se ve fuertemente desacreditada cuando la contrasta con la realidad. Y la sensación de soledad lleva indudablemente al estrés.

 

Ámbito físico-corporal:

El ser humano está formado para moverse. Pero con las nuevas tecnologías, el ser humano a “facilitado” tanto su vida, que ya el movimiento se ha reservado bastante. Solo realizan actividad fisica para esas tareas en las que aún no se ha inventado un aparato que ayude a hacerlo. En este caso el sedentarismo es uno de los peores enemigos para la salud física y uno de los acumuladores de estrés también.

 

Otro de los problemas recurrentes, en cuanto al ámbito físico-corporal es la mecánica utilizada al momento de utilizar el ordenador. El hecho, es que ahora pasamos la mitad del día al lado de un ordenador, por lo cual la dinámica del movimiento durante su uso, toman vital importancia. Y esto lo podemos ver, con los problemas que puede ocasionar una mala dinámica de movimiento. Problemas como dolores de cabeza recurrentes, ardor en los ojos, problemas osteomioarticulares, forman parte de una serie de problemas relacionados a esta mala dinámica. No hace falta mencionar que estos problemas sirven también para acumular estrés.

 

Evitando el estrés causado por la tecnología.

En Tecnología y estrés, te daremos algunos consejos para ayudarte a evitar el estrés causado por el mal uso de la tecnología:

 

Descanse frecuentemente:

Póngase en movimiento, aléjese del ordenador y párese. El cuerpo no está hecho para estar en la misma postura mucho tiempo. Con un minuto o dos por cada 45 minutos que se levante, ayudará a disminuir los riesgos.

 

Descanse los ojos:

Estar en contacto con las TIC, usualmente obliga a forzar el uso de la vista. Hay que realizar el ejercicio de mirar alrededor y enfocar la vista en diferentes objetos cada cierto tiempo. Además, recuerda cerrar los ojos por unos segundos, ayuda a refrescar la vista y evitar consecuencias negativas a un sentido tan vital.

 

Procure ejercitarse:

Como dijimos anteriormente el sedentarismo es el peor enemigo de la salud y del cuerpo. Por lo que mantener la costumbre de hacer ejercicio aunque sea una hora al día, puede no solo ayudarle a combatir el estrés, sino muchas enfermedades degenerativas y crónicas, exacerbadas por el sedentarismo.

 

Cuide su postura:

Una mala posición, tensa los músculos de forma inapropiada y crea malestares y dolores que fatigan. Una postura recta, apoyada al respaldares ergonómicos, pueden eliminar estos problemas.

 

Evite el síndrome de túnel carpiano:

No teclee de forma muy rígida o duro, sea delicado. Mantenga siempre las muñecas derechas y levantadas.

 

Limite la tecnología para lo estrictamente necesario:

Si usted pasa 8 horas en el trabajo en un escritorio con una computadora en frente, evite usar la computadora al estar fuera de las horas laborales. De ser posible, aléjese un día completo de las TIC. Eso le ayudará a relajarse y le abrirá las puertas a otros tipos de entretenimiento y socialización.

 

 

Conclusión

En Tecnología y estrés, hemos hablado de como el mal uso de las tecnologías puede acarrearnos a acumular estrés. A la vez, este mismo se suma al estrés que vivimos en la vida diaria. Al final no se trata de satanizar a la tecnología, sino usar moderamente esta, para evitar el estrés. Y recuerda que en micompanero.com estamos para escucharte y ayudarte a la luz de la psicología.

 


 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *